Fe

¿Alguna vez has imaginado que se sentirá volar?

Imagina, por un momento, que estás en la parte alta de una montaña. Hay una brisa que roza tu mejilla por lo que extiendes tus brazos. Lentamente notas que apesar de estar cerca del borde no hay temor de caer, solo una fuerza interna que recorre tu cuerpo y saltas; encontrando la libertad que buscabas, esa sensación de poder llegar tan alto como anhelas. Desde ese lugar todo se ve tan pequeño. No hay nada que pueda robarte la paz que estás experimentando.

Si tan solo pudieras volar, si pudieras saltar sin tener miedo a caer... Quiero contarte algo, ¿sabías que Dios nos diseñó con un par de alas ocultas?

Suena interesante, ¿verdad? Pues bien, esas alas tienen el poder de llevarte al lugar donde quieras, y se encuentran descritas en el libro de los hebreos, se llaman Fe. Si así es, la Fe es la confianza que debemos tener de que sucederá aquello que esperamos, aquello que aún no podemos ver. Es ese motor que nos mueve como cristianos a caminar en las promesas porque FIEL es Él que prometió y se cumplirá en nuestras vidas.

Hoy te invito a creer, y a experimentar la paz que da aprender a volar. No esperes más y ¡abre tus alas!

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Escrito por Cindy Ugalde.

Ver todas las publicaciones